‘Cuide su espalda’ – Prevenga lesiones a la espalda

Las lesiones a la espalda representan casi un cuarto de las lesiones incapacitantes en la industria minera. Muchas de estas lesiones pueden evitarse si los mineros practicaran algunas reglas básicas y simples para cuidar sus espaldas.

La espalda es un sistema complejo que consiste en cinco regiones espinales diferentes. La columna lumbar, las cinco vértebras y seis discos en la porción curva de la espalda baja, es la parte que sufre lesiones con más frecuencia. Levantar cosas, inclinarse y realizar movimientos giratorios (dentro y fuera del trabajo) pueden causar lesiones graves y dolor. Como la zona lumbar es la de mayor riesgo en la espalda durante el horario de trabajo, se merece ser el centro de atención para el cuidado y mantenimiento de la espalda.

CONSERVACIÓN LUMBAR

Intente minimizar la necesidad de mover materiales de forma manual. Una planificación adecuada y buen diseño de trabajo puede eliminar el exceso de carga de objetos. El uso de ayudas de elevación mecánica puede proteger su espalda. No obstante, si usted debe cargar algo, recuerde que su cuerpo no es una grúa; su espalda no está diseñada para levantarse, agacharse o realizar elevaciones laterales con facilidad.
En consecuencia, cuando cargue o levante una carga:

Examine la carga para buscar grasa, aceite, bordes filosos y otros riesgos.

Conozca su límite y redúzcalo a la mitad; estime el peso y divida la carga o consiga ayuda si el peso el mayor a lo que pueda manejar con comodidad.

Planifique su camino y asegúrese de que esté libre de obstrucciones.

Considere cómo bajará la carga antes de levantarla.

Párese cerca de la carga con los pies separados (a la altura de los hombros) con un pie frente al otro para equilibrarse.

No gire el cuerpo para colocarse en posición.

Agáchese en cuclillas con el mentón hacia adentro mientras mantiene su espalda lo más recta posible.

Agarre la carga con fuerza.

Levántela con sus piernas estirándolas lentamente.

Regrese su espalda a la posición vertical.

Solo gire con sus pies; no lo haga con su torso mientras está levantando o transportando una carga.

Evite en lo posible levantar una carga desde abajo del nivel de su rodilla o desde arriba de su nivel de hombro; ambas maniobras, a menos que las realice con cuidado, crean un enorme estrés en los discos de la zona lumbar.

Elevación

Lleve la carga cerca de su cuerpo. Evite en lo posible cualquier carga en la que el centro de gravedad esté a más de algunas pulgadas de su abdomen; el estrés en la zona lumbar se multiplica rápidamente a medida que el centro de gravedad se aleje de la columna.

La maniobra de agacharse en cuclillas y levantar con las piernas no resulta natural para la mayoría de los mineros y es más cansador que la técnica tradicional de inclinarse y levantar con la espalda. Aún así, su gran virtud de proteger la zona lumbar es lo que hace que esta maniobra valga el esfuerzo.

Y recuerde el viejo refrán:
"El cuerpo humano no es una grúa".

Mientras utiliza una pala–
RECUERDE–

  • Asegúrese de que el material esté suelto.
  • No sobrecargue su pala.
  • Doble las rodillas y las caderas.
  • Mantenga su espalda con una alineación recta razonable.
  • Use una pala de mango largo si el espacio lo permite.

Elevación 2

MANTENIMIENTO LUMBAR

Ejercite su espalda con regularidad: un acondicionamiento de espalda comienza con el acondicionamiento corporal. Los músculos del torso están interconectados; usted debe fortalecerlos todos para ayudar a su espalda. Concéntrense en ejercicios que fortalezcan cada lado por igual, como aeróbicos de bajo impacto, caminata rápida, remo y natación. Las máquinas que le permiten simular remo, subir escaleras o esquiar en cada son útiles para acondicionar su espalda. Los ejercicios que fortalecen la fuerza de elevación de las piernas pueden ayudar a la espalda permitiendo que las piernas realicen más esfuerzo al levantar artículos pesados.

Tenga cuidado con las actividades con muchos cambios repentinos de dirección o giros poco naturales, como el tenis y el golf. Hasta los corredores pueden lesionarse la espalda, en especial si no elongan lo suficiente. El consumo de tabaco disminuye la capacidad de suministro de oxígeno y nutrientes a los discos que amortiguan las vértebras. Por lo tanto, los fumadores tienen más riesgo de problemas a la espalda. Elimine o disminuya el consumo de tabaco; su espalda se lo agradecerá.

Y nuevamente, recuerde el viejo refrán:
"El cuerpo humano no es una grúa".