Del escritorio del Secretario Asistente Joseph A. Main

Enfatizando en la importancia de los programas de salud y seguridad

MSHADurante los últimos cinco años, hemos trabajado duro en MSHA para reestructurar y mejorar la seguridad y salud de la mina, y este trabajo ha contribuido para disminuir las tasas de fallecimientos y lesiones; sin embargo, un reciente aumento en los decesos en minas metálicas y no metálicas ensombreció algunas de las mejoras conseguidas.

Como parte de la respuesta al aumento, MSHA ha participado en muchas iniciativas de la industria minera, poniendo énfasis en la importancia de los programas de salud y seguridad en las minas. Este asunto también dio cabida a una junta de entidades interesadas, realizada en respuesta al aumento de los decesos en la minería metálica y no metálica. Los operadores de minas deben adoptar programas de gestión de salud y seguridad, o reexaminar sus programas existentes, para manejar de mejor manera esta área, eliminar riesgos y prevenir lesiones y enfermedades.

En septiembre de 2010, MSHA publicó un anuncio de reuniones públicas para buscar comentarios sobre programas eficaces de gestión de la salud y seguridad, indicando que estos deberían incluir los siguientes componentes centrales:

  1. compromiso de gestión;
  2. participación del trabajador;
  3. inspecciones en el lugar de trabajo para identificar riesgos e infracciones a estándares obligatorios de salud y seguridad;
  4. prevención y control de riesgos;
  5. capacitación en salud y seguridad; y
  6. evaluación de programa.

MSHA recibió información útil a través de testimonios y comentarios escritos que ayudarán a los operadores de minas a mejorar sus programas de salud y seguridad existentes o a diseñar nuevas iniciativas.

En sus comentarios, gran parte de los entes interesados de la industria acordaron de que se requerían seis componentes para conseguir programas exitosos de gestión de salud y seguridad. Asimismo, algunos participantes hicieron sugerencias adicionales, tales como:

  • fomentando el uso de comités de salud y seguridad;
  • revisando cuasiaccidentes con los mineros;
  • estableciendo referencias para la reducción de lesiones y enfermedades y evaluando el progreso con regularidad;
  • promoviendo una comunicación efectiva en todos los niveles;
  • proporcionando educación junto con capacitación;
  • creando enfoques adaptables y reactivos para encontrar y arreglar riesgos;
  • realizando reuniones de seguridad regulares y programadas, y
  • empoderando a los mineros.

Durante mi cargo como Secretario Asistente, he viajado mucho, me he reunido con los interesados de la industria y visitado minas por todo el país. Durante estos eventos, suelo oír la misma información en relación con los programas de gestión de salud y seguridad que funcionan, en especial, la importancia de hacer participar de forma activa a los mineros y a otros empleados en el desarrollo de estos programas.
Asegurarnos de no disuadir a los mineros para que reporten riesgos del lugar de trabajo, lesiones o enfermedades es crucial para mantener y mejorar la seguridad y salud en las minas. Para prevenir riesgos, lesiones y enfermedades, debemos conocer su existencia.

En marzo de 2014, el General Inspector del Departamento del Trabajo (IG) publicó los resultados de una auditoría que examina el reporte de accidentes, lesiones y enfermedades Parte 50. La auditoría arrojó que algunos operadores han instituido políticas y programas que tienen el efecto de disuadir el reporte de lesiones y enfermedades. Específicamente, el IG recomendó que MSHA “desarrollo e implemente asesoría en cuanto a políticas para los programas de operadores en relación al reporte de lesiones o enfermedades laborales, abordando la toma de represalias contra mineros por realizarlo o animando a los mineros a reportar lesiones o enfermedades laborales”.

Cuando desarrollamos programas de gestión de seguridad y salud, los operadores de mina deben evitar implementar políticas o programas que podrían disuadir a los mineros para reportar infracciones, preocupaciones, accidentes, lesiones o enfermedades relativas a salud y seguridad. Algunos ejemplos incluyen programas disciplinarios o de bonificación que tienden a disuadir o desalentar a los mineros para reportar tales asuntos. Dependiendo de la totalidad de las circunstancias, tales políticas o programas podrían interferir con los derechos de los mineros de conformidad con la Ley de Minería.

Mientras todos trabajamos juntos para reducir los decesos y disminuir las tasas de lesiones y enfermedades en la industria minera, MSHA motiva encarecidamente a los operadores de minas a fortalecer sus programas de gestión de salud y seguridad existentes o a adoptar nuevos programas que incluyan los componentes centrales indicados anteriormente. Estas acciones pueden tener un impacto significativo para reducir las muertes, lesiones y enfermedades de los mineros y mejorar la seguridad y salud de los mineros de nuestra nación.

Carta completa a los interesados